Control de estímulos: componente del tratamiento en la ludopatía


Como hemos comentado en entradas anteriores, el Control de Estímulos es un componente esencial en el tratamiento de juego patológico. Los pacientes que integran los grupos de terapia en la Asociación Terapéutica del Juego reciben, desde el primer momento, una serie de indicaciones a seguir de forma escrupulosa y controlada.

¿En qué consiste el control de estímulos? Esta técnica consiste en eliminar o limitar, en gran parte, las situaciones, la presencia de lugares o la relación con las personas que incitan a la persona a jugar. 
El comportamiento no se da de forma aislada, sino que ha de entenderse como un componente dentro de un contexto en el que se dan, entre otros, los siguientes elementos: los antecedentes y las consecuencias. 

En términos generales, los antecedentes son las situaciones que estimulan a la persona para que juegue. Si controlamos o eliminamos esos antecedentes, el paciente limitará su deseo de jugar. Estaremos controlando el contexto y eso significa que también estamos controlando la conducta. El término técnico de los antecedentes en este caso se llaman Estímulos Discriminativos, ya que se distinguen del resto de estímulos porque anuncian la posibilidad de un posible premio o situación reforzante, que es lo que en gran medida controla la conducta de jugar. 

Ejemplos de antecedentes que inducen a la conducta patológica de jugar son:

– Tener dinero o tener la posibilidad de disponer de él
– Relacionarnos con personas que juegan de forma frecuente
– Frecuentar los bares o lugares de ocio donde el paciente solía jugar
– Exponernos a situaciones de ocio (juegos de mesa, etc.) en las que el azar y su supuesto control está presente

Los antecedentes han de identificarse en la fase de evaluación, en las que estableceremos las hipótesis funcionales concretas de cada paciente. No obstante, dichos ejemplos están presentes en prácticamente todos los jugadores patológicos. Por ello, todos los integrantes del grupo de terapia han de cumplir una serie de normas:

– No llevar dinero encima, excepto el mínimo indispensable para desenvolvernos en la vida diaria (tomar una bebida, comprar el periódico o el tabaco, comprar un ticket de transporte público, etc.). Además, el sujeto tendrá que justificar todos los gastos que haga con esa cantidad mínima asignada.
– Autoprohibirse la entrada a los casinos y centros de juego
– No entrar en los bares donde haya máquinas tragaperras o donde solíamos jugar.
– No relacionarnos o limitar el contacto con personas que se diviertan con juegos de azar o con las que antes el paciente jugaba.
– Por supuesto, no jugar a ningún juego en el que el azar o el azar combinado con la habilidad esté presente (juegos de cartas con apuestas).

El cumplimiento de esas normas se realiza durante la sesión semanal de terapia y gracias también a la colaboración de un familiar que se compromete con el jugador y con los psicólogos. 

Acerca de Jennifer Ortega Ablanque

Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, Máster en Psicología Clínica y Máster en Orientación Educativa, Jennifer Ortega ha colaborado con la Asociación Terapéutica del Juego desde Octubre del 2011, como apoyo en las sesiones de terapia de grupo semanales y gestionando el contenido y el equipo del blog. Además, ha impartido talleres de prevención en adicción a las nuevas tecnologías. Actualmente trabaja en el Servicio de Intervención Psicológica para las Neurofibromatosis.
Esta entrada fue publicada en Tratamiento y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.